¿AC3? ¿AC4? … ¿AC5? … Cuál elegir?

AC dudas

A menudo, los clientes nos formulan consultas sobre qué “AC” deben de instalar, si un AC4, un AC5, …

¿Es importante? Sí es importante el “AC” porque determina la resistencia al desgaste de la capa superficial.

Pero … ¿es lo más importante? Haciendo la típica comparativa con los automóviles, podemos decir que un coche con un motor de gran cilindrada con unos frenos débiles o unas ruedas demasiado estrechas, … de poco sirve. Al igual, una tarima con una resistencia al desgaste fenomenal pero con un tablero de mala calidad, no es una opción válida. Luego podemos decir que NO es lo más importante.

Así pues, nos deberíamos de fijar más en la CLASE del producto que en el “AC” (o, mejor dicho, que sólo en el AC). La CLASE de una tarima determina el uso que se le puede dar a la misma, y es como si dijésemos, una “nota global” del producto; es decir, engloba varios aspectos, entre los cuales está la resistencia al desgaste superficial. Estos aspectos son, entre otros:

  • la resistencia al desgaste superficial (“AC3, AC4, …) o abrasión
  • la resistencia a impactos
  • la resistencia a las manchas
  • la resistencia al test de silla de ruedas

Evaluando todo ello, según los resultados obtenidos, se obtienen suelos cuya clasificación puede ser:

CLases de uso EN13329 EN15468

Por lo cual, para un domicilio, por ejemplo, sería suficiente un suelo Clase 23 (AC3). Que lo que queremos es una instalación comercial para una tienda o una cafetería? Entonces ya deberíamos ir hacia un Clase 32 (AC4), que sería la elección más idónea, o bien un Clase 33 (AC5).

SI tienes dudas sobre qué tipo de suelo elegir para tu instalación, no dudes en consultarnos.